Introducción

La Pedagogía Waldorf concibe al ser humano como una unidad físico-anímico-espiritual y en este principio basa su quehacer educativo.

Considera lo anímico-espiritual como la esencia única e irrepetible de cada ser humano y el cuerpo físico como su imagen e instrumento.

Fundamenta el desarrollo de los seres humanos en etapas de siete años denominadas septenios. Cada una presenta intereses, preguntas latentes y necesidades particulares.

El aprendizaje se vuelve significativo,
el docente con una mirada integral acompaña el desarrollo
de cada niño y niña.

Comentarios